Verizon adquiriere Yahoo en US$4,830 millones

Verizon Communications Inc. –grupo de telecomunicaciones estadounidense más grande en su país– cerró hoy un acuerdo de compra con Yahoo Inc. por US$4,830 millones. He aquí el epílogo a meses de incertidumbre sobre el futuro de Yahoo después de que la empresa anunció en febrero planes para revisar alternativas estratégicas, todas vinculadas a una salida ágil para inversionistas y optimización de su desempeño en materia de ganancias atractivas a posibles compradores.

Se trata de la segunda vez en dos años que Verizon adquiere los restos de una estrella de Internet en vías de extinción, en un intento por ampliar su alcance digital y competir por publicidad en línea con titanes como Facebook y Google. Cabe recordar que esta empresa de telefonía de Estados Unidos pagó US$4,400 millones el año pasado por AOL, compañía que tuvo sus años de gloria durante el período de la burbuja del dotcom.

De hecho, Verizon logró la compra de Yahoo después de una subasta de cinco meses. El acuerdo, pendiente de la aprobación de los reguladores, se espera que quede cerrado en el primer trimestre del 2017, informaron ambas empresas en un comunicado de prensa conjunto.

“El grupo Yahoo ha cambiado el mundo y continuará haciéndolo a través de su alianza con Verizon y AOL”, dijo la directora general de Yahoo, Marissa Mayer, cuyo desempeño ha sido particularmente controvertido dadas las volteretas que dio la empresa durante su dirección.

El director ejecutivo de Verizon, Lowell McAdam, afirmó en el comunicado que las actividades de Yahoo se integrarían en la misma división que las de AOL, con el fin de crear “un grupo internacional de medios de primer orden y ayudar a acelerar nuestros ingresos por publicidad en línea”. Lo que deja la duda de si acaso la marca sufrirá algún cambio ante esta fusión, o bien, si sólo se operará de manera independiente como hasta ahora funcionaba Yahoo. Alternativa, en realidad, inviable dados los malos resultados que ha dado la compañía.

La operación fue confirmada varios días después de que distintas filtraciones dieran cuenta de que Verizon se había quedado solo en las gestiones finales para comprar Yahoo.

Yahoo fue fundada en 1994 y llegó a convertirse en el principal motor de búsqueda de Internet, pero su caída comenzó cuando tuvo que competir con la llaneza en UX de Google, actualmente la segunda empresa por capitalización bursátil en Estados Unidos y estandarte de los motores de búsqueda a nivel global. En los últimos años, estuvo bajo presión de los accionistas, cansados de la caída en las ganancias de la empresa los últimos ocho años, así como la mudanza de sus ingresos al territorio exclusivo de los medios de comunicación digitales.

¿En qué condiciones operará Yahoo?

El acuerdo todavía tiene que pasar por el proceso de regulación en Estados Unidos. Hasta entonces –se prevé que sea el primer trimestre de 2017–, Yahoo seguirá operando de forma independiente. Concluido el trámite, dejará de ser una compañía operativa. Se quedará con el 35.5% de Yahoo Japón y 15% del grupo chino Alibaba. Esas dos participaciones suponen la mayoría de los US$37,000 millones de capitalización de la compañía.

La venta tampoco incluye efectivo de Yahoo, notas convertibles de Yahoo, ciertas inversiones minoritarias ni las patentes no centrales de Yahoo. “La venta de nuestro negocio operativo, que separa efectivamente nuestras participaciones de activos asiáticos, es un paso importante en nuestro plan para sumar valor para el accionista por Yahoo”, dijo la presidenta ejecutiva Marissa Mayer en un comunicado.

La mejor salida de Yahoo

Probablemente sea una excelente noticia para este gigante en desgracia. Durante el último cuarto del 2014 (con corte de caja al 14 de noviembre), las acciones de Yahoo alcanzaron su precio más alto en cinco años: US$51.75. Para el 31 de diciembre de 2015, las acciones de la empresa de medios costaban tan sólo US$33.26, casi un 34% menos que los US$50.17 con los que había empezado el año (los cuáles, por cierto, fueron la mayor cifra que alcanzó en 52 semanas).

Yahoo cayó un 35% en la bolsa durante el 2015.
Yahoo cayó un 35% en la bolsa durante 2015.

A finales de enero, ante la presión de los inversionistas, Yahoo anunció que vendería 15% de su participación en la empresa china Alibaba Group Holding mediante una estrategia de escisión para no pagar impuestos por la venta de las acciones. Es decir, separaría los casi US$40,000 millones invertidos en Alibaba en una nueva firma que, después se supo, se llamaría Aabaco Holdings. Tras la noticia, el precio de las acciones subió cerca de 7%.

Para reducir gastos y prepararse para abandonar todas sus operaciones relacionadas con China, en marzo Yahoo comunicó el cierre de la única oficina de la empresa en dicho territorio, la cual servía como centro de investigación y desarrollo y empleaba a alrededor de 300 personas (el 2% de su fuerza de trabajo). El plan de Marissa Mayer: recortar al menos US$500 millones en gastos. Esto, junto con el lanzamiento en Estados Unidos del código único para iniciar sesión –detalle mediático de comunicación que sirvió como aliciente frente a la prensa crítica del sector–, ayudó a estabilizar la presencia en bolsa por un mes más. Lo que detonó el mal año que fue 2015 para Yahoo, fue la publicación de resultados del primer trimestre. Ahí se certificó que sólo se alcanzaron ingresos de US$1,040 millones sobre los US$1,060 esperados. Y en consecuencia, sus títulos descendieron un 2%.

En mayo de 2015 las expectativas se vinieron abajo (junto con el valor de sus acciones) cuando las autoridades plantearon la posibilidad de cobrar los impuestos por la división estratégica de los activos en Alibaba para crear Aabaco Holdings. Unos cuántos comentarios al respecto provocaron, durante minutos, un descenso de hasta 10% en la bolsa.

En junio se despidieron de varios servicios: Yahoo Maps, Yahoo TV y Yahoo Autos, además de cancelar el soporte de Yahoo Mail para versiones antiguas del iOS. Ni la NFL, que los eligió para los derechos de transmisión de sus partidos pudo salvarlos de quedar mal frente a inversionistas.

Con el fin de aligerar la carga, Marissa Mayer llegó a un acuerdo con Google para que complementara los servicios de búsqueda y anuncios de Yahoo y, con esto, recibir un porcentaje extra de los ingresos publicitarios. Aunque el trato fue hecho desde el 01 de octubre, no fue anunciado hasta el reporte trimestral el 20, con lo que Yahoo logró componer su año bursátil.

En diciembre pasado ya se hablaba de hacer rodar la cabeza de Mayer. Se confirmó lo esperado: que no se realizaría el spin-off de Alibaba debido a los US$7,000 millones en impuestos que pretendían cobrarles para realizar la transacción. Eso habría sido equivalente a vender sus acciones sin recibir nada a cambio.

Marissa Mayer ha sido CEO de Yahoo los últimos tres años.
Marissa Mayer ha sido CEO de Yahoo los últimos tres años.

Los últimos movimientos de Yahoo y Mayer

Las dificultades no detuvieron los movimientos de Mayer para reducir costos e incrementar operación en las áreas de negocio que se mantenían con ganancias. Además, recientemente buscó la salida de uno de sus negocios menos redituables pero más famosos: sus patentes.

A mediados de junio pasado, anunció la venta de cerca de 3,000 patentes y solicitudes pendientes que cubren un espectro que va desde la tecnología de búsqueda hasta la publicidad. La presión de los accionistas por vender activos, llegó a extremos inusitados al no encontrar una salida puntual a la subasta, en la que AT&T y Verizon se habían subido.

En territorio latinoamericano, al menos en lo que respecta a su división más exitosa (contenidos), finalmente tomó una decisión muy parecida a la alianza con Google.

Seleccionó, a mediados de este mes, a Internet Media Services (IMS), empresa de comunicación y marketing digital que forma parte de un joint venture con Sony Pictures Television, para apoyarla en las ventas de publicidad en países de habla hispana de Latinoamérica, donde su oferta de contenido se mantiene en los primeros sitios.

IMS es una compañía enfocada en el mercado Latinoamericano que está basada en Estados Unidos, con oficinas en México, Argentina, Uruguay, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador y Panamá. Fue fundada en 2005 en Miami, Florida. Su core business es favorecer a las empresas de tecnología a expandirse en Latam. Su oferta consiste en un ecosistema comercial de alianzas, soluciones de contenido e inversión en medios con acento en servicios de management.

Entre los logros de IMS se encuentra la introducción a nivel comercial de Spotify, LinkedIn, Waze, Twitter, socialsnack, Foursquare, Twitch, Vevo, EA Sports y el video on demand Crackle. “Estamos muy contentos de asociarnos con IMS –declaró Armando Rodríguez, vicepresidente de Yahoo para Latinoamérica y mercado hispano de Estados Unidos–, una empresa con amplio liderazgo, experiencia en ventas y profunda comprensión del panorama de medios digitales en Latinoamérica”. Su primera parada: México.

La noticia, aunada a la salida del primer unicornio –The Dollar Shave Club–, pintan un panorama prometedor para el entorno digital: hay un genuino interés por crecer a través de Internet más que por seguir explotando los canales tradicionales solamente.

About the author: Redaccion Manejo de Redes Sociales

Master en Administracion de Negocios con enfasis en Mercadeo, Blogger , Social Media Manager, Community Manager, Experto en Redes Sociales y Web 2.0

Dejanos un comentario